Espíritu

Si alguno tiene sed, que venga a Mí (Jn 7,37)

 

Muchas personas en nuestros días, jóvenes y adultos, viven mucha confusión, dificultades y sufrimientos. Ellos – nosotros – necesitamos a Jesús. Solo Jesús responde a nuestras más profundas necesidades y nos trae el alivio divino a nuestras más profundas heridas. Además, necesitamos no solo ideas o sentimientos sino un contacto personal con Jesús mismo. Él es el verdadero “Pan de Vida” para los hambrientos de hoy. El “Encuentro con Jesús” (EWJ) da la oportunidad de descubrirlo a Él en la oración del corazón y a través de Su Real Presencia en la Eucaristía. Pero este encuentro requiere de un acto de fe sobrenatural...